Cómo sentir “Que todo va sobre ruedas”

 

Sólo falta que el UNIVERSO te ponga un TAXI

 

taxis-rueda

 

Esta expresión me la dijo alguien muy importante en mi vida y me hizo mucha gracia porque, efectivamente, en muchas ocasiones (cada vez más) siento que esto es así…

¿A tí también te pasa que a veces sientes que todo está en tu contra? ¿Que todo te sale mal hagas lo que hagas? ¿Que todo tu esfuerzo es en vano?

Y… ¿te ha pasado alguna vez que sientes que todo “va sobre ruedas”? ¿Qué todo se coloca solo en su sitio sin el más mínimo esfuerzo?

Lo segundo te lleva a sentir que tienes a un “Angel de la Guarda” que vela por tí;  que tienes a tu lado una Estrella; que el Universo confabula a tu favor para que consigas todo lo que te propongas; te lleva a sentirte tan conectado que:

“Sólo falta que el Universo te ponga un taxi” 

Para que llegues antes, descansado y disfrutando por el camino…

¡Es muy curioso! Una misma persona puede sentir en un momento de su vida que todo es  DURÍSIMO y que la vida es CRUEL… y en otro momento de su vida que LA VIDA ES FÁCIL, MÁGICA, MARAVILLOSA y TODO RECOBRA SENTIDO…

¿Dónde está la clave?

 

Bajo mi punto de vista, por toda la información que yo misma he recorrido y mi propia experiencia personal, puedo afirmar que la clave está en la COHERENCIA. 

La mayoría de las veces vivimos DEPRISA, en “Piloto automático”, pendientes de horarios, expectativas y exigencias ajenas, a un ritmo de vida no apto para personas con algún tipo de cardiopatía, o lo que es peor, con un ritmo de vida que a veces es el causante de una cardiopatía….

En general, cuando vivimos en este estado no nos hacemos la mágica pregunta:

“¿Qué DESEO YO?”

Una pregunta que si contestamos con el corazón ¡LO CAMBIARÍA TODO!

¡Claro! Entramos en un Juego de confusión.

Por un lado Pensamos una cosa, decimos otra,  hacemos otra y por otro lado… ¡SENTIMOS OTRA! ¿vaya lío, no?

Imagina que se te aparece el Genio de la lámpara dispuesto a concederte un único deseo y tu le dices una cosa, cuando realmente piensas otra, y a la vez ¡sientes otra! En el mejor de los casos, hará realidad lo que le pidas, pero claro, no esperes que sea lo que desde lo más adentro de tí Deseas…

Unas corrientes dicen que “Somos lo que Pensamos”…. otros dicen “Somos lo que decimos” y otros dicen “Somos lo que sentimos”…. Sí, y en parte comparto las 3, es más, creo que es un compendio de las 3 pero llegados a este punto lanzo mi pregunta:

Si entras en un Restaurante y sientes deseo de comer Pasta… Piensas que te convendría comer Pasta para tener más energía… y le pides al camarero un caldo vegetal… ¿¿Qué te va a traer el camarero??….

¡PUES ESO!

También puede pasar, si estás “muy conectado”, que venga el camarero y te diga “disculpe, no tenemos caldo vegetal, ¿desea un plato de pasta?”.. Sí , doy fe de que estas cosas también pasan, pero te propongo que no te la juegues…

Aunque es cierto que los pensamientos y sentimientos contribuyen en gran medida, el lenguaje es con lo que PEDIMOS cómo queremos que sea nuestra Realidad, así que tenemos que estar ESPECIALMENTE ATENTOS a lo que decimos…

Buscar la máxima coherencia entre DECIR, PENSAR, SENTIR Y HACER en una misma dirección y así, sólo así, aparecerán esas maravillosas ocasiones, circunstancias, sincronicidades, personas, que te harán sentir que TODO ES PERFECTO, que tienes AL UNIVERSO DE TU LADO de tal manera que incluso sentirás que “TE HA PUESTO UN TAXI…”

Y antes de que me preguntes: “ya… pero…  ¿cómo consigo ser Coherente?”.

Mi respuesta es clara y contundente:

¡¡ES UNA DECISIÓN!!

Te animo a que, a modo de juego, durante los próximos 4 días, lo que que queda para empezar el nuevo año,  pongas especial Atención en todo lo que dices y te preguntes… “Esto que estoy diciendo… ¿es lo que, de corazón, yo QUIERO para mí?”

Antes de responderte, toma una respiración profunda y consciente, y desde ahí, deja que la respuesta salga desde lo más profundo de ti.

Bueno, si no lo haces con todo lo que dices no desesperes, no estamos acostumbrados y es normal no hacerlo a la primera, pero sí te propongo te lo plantees con algunas de las cosas  que dices a lo largo del día… Te sorprenderás…

Ya me contarás a ver qué pasa…. ¡lo estoy deseando!

No necesitas a nadie para empezar este recorrido pero, tampoco tienes por qué hacerlo en solitario.

Yo como Coach de Vida y Emociones te puedo acompañar en el proceso, pero puedes empezar en cualquier momento, con cualquier circunstancia… lo dicho, te sorprenderás…

Si sientes que este post le puede servir a otras personas, por favor compártelo. Muchas veces con gestos tan sencillos como este puedes ayudar a otra persona a que cambie el ritmo de su día o incluso de su vida.

Si deseas solicitar mi acompañamiento como Coach rellena el formulario y ¡TE REGALO LA PRIMERA SESIÓN!

¡¡Felices últimos días del año!!.

Un abrazo!

Águeda.

Deja un comentario