Educar desde la AUTOESTIMA

 

¿Tu también piensas que es muy importante EDUCAR partiendo de una buena AUTOESTIMA?

Si es así, ¡Pertenecemos al mismo Club!

autoestima

 

Soy de las que piensa que nuestra Autoestima, la manera que tenemos de vernos a nosotros mismos, parte de la Educación, mensajes y trato que recibimos de nuestra familia y entorno desde el momento que nacemos, incluso antes. Cuando somos niños somos esponjas absorbe todo…. ¡pero todo todo!

Yo me he tenido que oír eso de… “si un bebé no se entera de nada, ¿para qué voy a hablarle cariñosamente?” Mmmm…. ¡si! lo sé, puedes creer que me lo estoy inventando o que lo estoy exagerando… incluso puedes llegar a creer que lo he sacado de un fragmento de una película de terror, pero te aseguro, para mi horror, que es totalmente cierto.

Los niños perciben (percibimos) las emociones ya desde el útero materno. Dependiendo de las emociones que pasa la madre en el embarazo, el bebé recibe un estímulo u otro y eso determina en gran medida nuestros rasgos de la personalidad (ya hablaré de esto más adelante…)

La pregunta que me he hecho muchas veces, y que me han hecho otras personas es… 

¿Cómo podemos hacerlo mejor nosotros con nuestros hijos?

 

Este es un tema que preocupa bastante a quienes somos padres algo conscientes. Somos una generación de padres preocupados por la Educación Emocional de nuestros hijos, sobrinos, alumnos.. ¡del Mundo en General!, pero tenemos algunas dificultades, algún que otro asuntillo pendiente de resolver en nosotros mismos…

Os cuento mi caso, ¡¡¡real real!!!

Fue en un momento donde la salud me jugó una mala pasada cuando decidí adentrarme en el mundo de una Educación más Consciente por aquello de tratar de acompañar mejor a mi hija porque, hasta yo me daba cuenta, que en muchos momentos me superaba la situación.

En ese momento de desesperación me llegó “la lucidez” y pensé, ok, ya que voy a estar en casa mucho tiempo voy a aprovecharlo, voy a hacer una formación que me sirva para ayudar a mi hija… No era una formación cualquiera de 4 días, no no, era un super proceso con acompañamiento personalizado de 40 semanas. ¿Cuál fue mi primera sorpresa? Pues que en la segunda semana del curso me eché las manos a la cabeza y dije:

¡¡¡¡Pero cómo voy a ayudar a mi hija 

si la que necesita ayuda Soy Yo!!!!!

 

Ahí tomé verdadera Conciencia de que no estaba en disposición de dar lo mejor a mi hija porque yo no estaba muy bien que digamos… ¡Sí, sí! ¡Estas cosas pasan! Muchas veces nos adentramos en nuestro propio Crecimiento Personal creyendo que así vamos a ayudar a otras personas, pero vaya, como se dice, “nos dedicamos a lo que más necesitamos”, y en mi caso, os puedo asegurar que así es.

Esta fue mi experiencia y estoy convencida que no soy la única, es por esto por lo que hace ya unos meses imparto un ciclo de charlas para padres y educadores que se llama como el Post, EDUCAR DESDE LA AUTOESTIMA; y también por este mismo motivo he creado el programa “COACHING PARA PADRES”

¿Deseas recibir esta conferencia o más información del programa “Coaching para Padres”?

¡HABLEMOS!

 

 

Deja un comentario