¡¡Tu también ERES LIBRE!!

LIBERTAD

 

Cómo suena, ¿eh?

 

LIBERTAD

Este “Cómo suena” te lo podría decir a modo de pregunta como he puesto…

  • Mmmmmm, Cómo suena, ¿eh?

También te lo podría poner a modo de exclamación:

  • Waaaa!!! ¡¡CÓMO SUENA!!

Pero te lo pongo a modo de afirmación:

¡¡¡ERES LIBRE!!! Si, sí… ¡Como suena!

Todos decimos muy alegremente que nos gustaría Ser Libres para poder hacer lo que quisiésemos. No depender de nada ni de nadie para llevar a cabo nuestros sueños y nuestros anhelos más profundos pero… yo te pregunto… ¿es esto cierto?

Siento si esta pregunta te ha resultado algo incómoda, y es que esta es mi función aquí… ya ves, ¡incomodar! Como publicidad no suena muy bien, la verdad, ¡ni a mí me suena bien! Total que deseo que me leas cada semana y si voy diciendo que quiero incomodarte no me va a leer “ni Rita”… 

¡¡NO QUISIERA INCOMODARTE!!

 

En realidad yo no busco incomodar ¡al contrario!. Lo que busco es HACERTE PENSAR… Incitarte a salir del Piloto automático, de la mundialmente conocida Zona de Confort, de la rutina mental en la que estamos metidos todos si no hacemos algo…

En general nos dedicamos a “pasar por la vida”, muchas obligaciones, falta de tiempo, cargas, responsabilidades mal interpretadas… y con un poquito de suerte algún ratito de placer. Y digo yo, ¿en realidad crees que esto tiene que ser así? Llámame ilusa pero ¡yo creo que no!

De ahí lo de “te voy a incomodar”. A todos nos gustaría ser LIBRES y FELICES sin hacer nada, porque sí, “porque yo lo valgo”… Claro, y si tienen que cambiar las personas y las circunstancias, pues que cambien oye, que lo que no puede ser es que yo no sea feliz, ¿o que?

Visto así… ¿no suena a actitud infantil?. Si oyéramos decir esto a un niño diríamos: pero niño, ¿qué dices? ¡¡LA VIDA ES DURA!! y tienes que esforzarte constantemente y conseguirlo con tu propio sudor.

¡¡¡Toma ya!!! ¡Vaya lindeza!

Esas lindezas que nos pillamos diciendo a nuestros hijos, o a cualquier otra persona, son las que nosotros hemos recibido e interiorizado desde niños. Estas forman parte de las conocidas “creencias limitantes”. Claro que hay que aportar a la vida, pero de la manera más coherente. No has nacido para vivir sufriendo y amargado, ¡siento decirte que no!

¿Víctima o Protagonista?

Como personas LIBRES que somos, elegimos desde qué posición vivir. ¿Tú en cual vives? ¿En la de víctima o en la de Protagonista de tu Vida?. Para posicionarte como Protagonista tienes que Responsabilizarte de tu vida…

Claro, hay a personas que la palabra VÍCTIMA ¡no le gusta ni un pelo! pero la palabra RESPONSABILIDAD le causa urticaria directamente…

¡Pues este es el juego! o bien te responsabilizas de lo que ocurra en tu vida, o bien te quejas de lo dura que es la vida contigo…

Ahora puede que se despierten en tí pensamientos de: “si ya, pero y ¿si viene un drama familiar?” “¿una grave enfermedad?”.

Lo entiendo perfectamente, yo también estaba ahí, ¿acaso crees que yo no tengo dramas en mi familia o enfermedades graves cercanas? Pues sí las tengo sí, incluso en mí misma las he tenido, y ¡también tengo una hija adolescente! por eso te puedo decir, desde la experiencia, que todo depende de cómo decidamos afrontar cada situación.

Atención Plena a tus pensamientos, palabras, sentimientos y emociones.

 

¡¡Esta es la clave para mí!! Estar muy muy Atentos a cómo nos sentimos en cada momento; a ver si lo que pensamos, decimos y sentimos están alineados en la misma dirección o por el contrario cada una va a la suya, que es como suele ser…. ¿Cómo vamos a saber esto si nadie nos lo ha enseñado?

Por eso soy una total impulsora de todo lo relacionado con la Atención Plena; por eso hice un recorrido y me formé durante varios años como Experta en Mindfuless (entre otras muchas cosas), porque yo lo siento como algo VITAL para mi Crecimiento y Desarrollo Personal; para mí la única manera es ESTAR ATENTO y tomar acción, no vivir de manera “automática” con aquello que alguien nos dijo algún día…

Para mí el gran descubrimiento es que esto se entrena, igual que cualquier otra disciplina o aspecto en la vida por muy simple que parezca.

¿Acaso conduces con la misma seguridad que el primer día que, el suicida de tu profesor de autoescuela, te sacó a la autopista y te dijo ACELERA HASTA 120 KM/H? Pues estoy convencida de que no…

Sé que no es muy cómodo mirar hacia adentro, es de donde podemos ver por qué vivimos de esa manera y qué hacer para cambiarlo. Y como siempre digo, no hace falta que cambiemos todo nuestro alrededor, lo cual sería muy muy complicado y posiblemente frustrante; tampoco hace falta que te encierres en tí mismo (si tu no lo consideras) y que te obsesiones con ello… si no que empecemos a hacernos pequeños planteamientos nosotros para ver qué podríamos hacer diferente para disfrutar más de la vida.

Espero que te pongas en contacto con el Inconformista que llevas dentro y al menos te plantees como conseguir esa sensación de LIBERTAD que tanto anhelas y sin duda Mereces, o al menos, cómo acercarte poco a poco a ella…

Si lo deseas, yo te puedo ayudar…

¿Te gustaría entrenar tu Atención? Si es así no dudes en consultarme, a través del formulario, sobre los cursos online de Introducción a Mindfulness y Entrenamiento Mindfulness en 40 días.

Y tu qué eliges…

¿VÍCTIMA O PROTAGONISTA?

 

 

Deja un comentario